2 feb. 2011

#100

Te quiero.

Es indispensable empezar cualquier poema con esa idea en mente, así disfrazado con elegantes prosas, con las mejores lunas y los tristes versos, son las únicas palabras que de verdad importan, lo demás se difumina, lo demás son medios, son métodos que usamos los caballeros, para escribir historias que en verdad valen la pena de vivir y de protagonizar.

Te soy sincero, que jamás creí que llegáramos juntos a éste texto, creí que tu te retirarías en el camino, aún no se tus intenciones, si es ego, curiosidad, o si en alguna parte de tu alma esa ínfima parte que cree en sueños y en cuentos es la que me busca, la que me sueña, no se si solo eres una dama que corresponde una fina atención que ya no existe en el mundo.

A reserva de que tengas mejores opiniones, porque ésta obra no es solo mía aunque así lo parezca, quiero redefinir de nuevo para donde va ésto y cuales son sus métodos, para purificar éstas letras y no mancharlas con nada que haga opacar lo que desde que nació fue hermoso y único, a reserva de mis versos y mis razones, prefiero reescribir tus labios.

Vos has sido siempre una dama y una dama sincera, no te culpo por serlo, al contrario me agrada, me inspira, le da vida a sentimientos en los que ya no creía, no todos son buenos, pero si lo son la mayoría. No reclamo nada tuyo porque nada es mío, más que éste sueño al que quiero creer tu y yo nos embebemos unos minutos al día, y que en verdad lo creo posible.

Ya no te he hablado de alternativas, de realidades razonables, porque un día descubrí que no tiene mucho caso, la situación que quiero dejarte clara, es que no te escribiría cien poemas, no te compartiría cien trozos de mi alma, si no tuviera los medios para quererte, para buscarte, para verte, para soñarte y para ser mas felices los dos. Eso propongo.

Eso he propuesto siempre, una felicidad que no se conozca, una poesía eterna que no tengo miedo de firmarte, tampoco tengo miedo de besarte, ni de buscarte, para mi, desvestirte en cuerpo y alma son pasiones de las que me siento capaz, todo lo que te escribo, lo que inspiras, lo que algunas veces culpablemente respondiste, sigue y seguirá aquí.

Los poemas, los juegos, los textos hasta las rimas que cada día me costaban menos, siguen y seguirán aquí y se seguirán escribiendo, porque aún no soy libre de ti, y encima has motivado tantas cosas buenas, que hasta al otro lado del mundo agradan, cuando tu los quieras, cuando los necesites y si te sirven para reencontrarte o perderte, seguirán aquí.

Sin embargo no quiero que ésto pierda su toque, esa chispa única que siento cuando abro ésta ventana, no quiero que esto pierda esa rareza única, que de por si es tan bella como yo te sigo viendo, no quiero que por decirte bonita ésto trastoque tu ego, no quiero que por hablarte de amor o por rimar tu nombre esto sea pura y vana banalidad.

Éste espacio es nuestro, comenzó como una bitácora personal de sueños, ya no es mía solamente he retratado aquí tanto tu nombre como lo tengo tatuado en el corazón y ya no es sólo una morada mía, yo seguiré escribiendo, pero ya no te invitaré porque eso es como un ruego, como una suplica y yo no soy esclavo, el amor me da libertad, no esclavitud.

Por eso, por la obra que juntos hacemos, tu inspirándome, yo escribiéndote, te pido que cuando desees buscar en éste humilde libro de pasión, filtres la vanidad, al ego y mejor no entres, para que sigas mereciendo éstos versos, la Musa a la que le escribo, es una dama que calla, que sueña, es una dama misteriosa con una rareza que excita cada gramo de mi cuerpo.

Pero no es una mujer hambrienta de vanidad, de que se fijen en ella, de que le digan hermosa, mi Musa es hermosa y no necesita que yo se lo grite y no viene por eso. Aquí hay mil y un perversiones y claro que tocar tu ego es parte del juego, pero no es el fin, es solo uno de los medios, éste punto es muy importante, para la creación no de un poema, mas bien de un sueño.

A lo largo de mas de cincuenta días, he tratado por mis cortos medios de demostrarte mas amor, del que te hayan dado en toda tu vida, del que creo que te mereces, de como soñar que tu y yo seríamos felices, de hilar sueños, de proponer realidades formales que a veces te niegas a creer posibles, se que soy especial en tu vida, otra mujer, de letras, nada entendería.

Se que me quieres, todavía no como yo quisiera, se que me aprecias por lo poco o mucho que conoces que soy, por lo que intuyes, la fuerza de todo ésto es algo platónico que empezó no se donde, yo libro una guerra contra todo y contra todos, mi conciencia y la tuya, tu clan, el laberinto al que a veces ya no sabes ni como te metiste, pero sabes que, vale la pena.

Me he convencido de ello y convencer a un hombre complejo de veinticinco aún poeta, no es fácil, no es sencillo, ponerme el traje de canalla que de verdad no me queda, tu prohibida y tan sensual para menospreciar las mil y un razones que siempre valen la pena. Loco?, tu dímelo, como cuando casi te ruego que me digas que te deje de escribir, y que hoy te recuerdo.

Si ésto fuera solo vanidad, mejor deja de leerme, o pídeme que ya no te escriba, perdón por ser tan incisivo en eso, pero no quiero tomar el café necesario para escribirle novecientos poemas más a una estatua o a una venus de Milo muda, sorda, o ebria de vanidad, más que suplica o ruego, te lo pido como una exigencia, para no empañar lo bonito de todo esto.

Ya no te invitaré de nuevo a ésta libreta electrónica de pasiones y de tantos sueños, ya no te invitaré porque siento que te ruego visitar un lugar que también es tuyo, yo escribiré cuando me inspire, tu leerás cuando gustes entrar, cuando tengas curiosidad, deseos de leer algo que es nuestro sin ser nada que no queramos que sea, el amor con libertad que te ofrezco.

Es tiempo de desprenderme de algunas cosas para seguir adelante, la primera es de una idiota fidelidad que me compre sin saber donde, ni cual fue el precio que pagué, aunque de verdad te quiero y bastante, no me puedo detener ahora, no puedo detener mis pasos, quizá sea un vacío terrible el besar a alguien pensando un poco en ti, pero si se da, no será a propósito.

Entiendo de sobremanera algo que quiero compartirte, tu y yo jamás estaremos al mismo nivel a menos que un día nos sentemos a platicar de sueños y eso todavía lo veo lejano, algo lejano. Pero no es imposible, no es una novela, ésta historia no es sólo una pieza de literatura de la edad moderna yo no te pido, más que un minuto pienses esa posibilidad.

Vienen cosas en tu vida que tienes que vivir, de las cuales no haré pronósticos, los guardaré porque aunque fueran acertados no quiero contarte de que se trata la película sin que la veas por ti misma, tendrás que hacerle varios reajustes a tu vida, vuelves a tu precioso desierto y aunque los poemas y los textos seguirán aquí, no es mi intención ser solo de tu vida un cuentacuentos.

Mi intención es quererte y no aburrirte con mi vida, yo haré un viaje, necesito separarme de algunas cosas y reencontrarme con otras, te escribiré lo que sienta, a veces más a veces menos, me llevaré una pluma y una libreta en la mochila, ésta ventana siempre la llevo conmigo, porque aunque empieza otro capitulo de todo ésto, quizá ni si quiera se note mi viaje.

Yo no espero nada de todo ésto, te miro convencida de tus sentimientos y francamente no te culpo si es lo que crees mejor para ti y si ésto es solo un romance hueco creo que tu dejarás de leer y casi al unísono yo de escribir. Ojalá que las poesías que vengan si no pueden retratar un amor de sueño, puedan por lo menos ser un retrato de tu felicidad y mi libertad.

Me despido sin despedirme, Me voy pero me quedo, búscame aquí en mis versos cuando quieras, yo te seguiré escribiendo sin mirarte, sin desgastarme con tus propios pasos sin asumir como míos ni ajenos tus pasos, camina libre de que te esté observando lo haré cada día menos, solo me interesará saber de vez en cuando, que tanto lees para saber que tanto escribir.

Nunca me digas gracias, porque esa no es la manera de corresponder versos, los versos se recompensan al mismo tiempo que se escriben y en algunos sueños.

Te quiero Musa, te quiero mucho.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aviso

El trabajo publicado está protegido por las leyes de derecho de autor