9 mar. 2011

Breviario de Sueños.

9 de Marzo 9:06 p.m.

Con un suspiro y un puñado de estrellas podría escribirte mis mejores versos, construir con frases hondas un puente entre nuestras almas, donde la existencia terrena nada valga y nos hablemos con tiernos susurrados y con el corazón desnudo.

La ausencia de mis letras no corresponden a otro juego de interés, ni a una pasión medida, corresponden a la necesidad de desgana, la que siento tanto en éste camino, la que confunde todas mis pasiones, a la que grita y también a la que calla.

No eres menos bella y yo no soy menos poeta, es quizá una distracción, un ejercicio, en el cuál quizá un día por fin me pierda. No es que dejes de estar en mi corazón es simplemente que ya no tengo fe en ti y no porque seas ajena ni porque seas buena.

Es simplemente la necedad de negar con silencios verdades que acabarían con una vida o con una razón eterna, es el desencanto por la vida, es desangrarse para liberar la presión de una ilusión a medias, es la ética de amas más a quien merece y quiere más.

Porque siempre serás Musa, aunque un día si el destino no nos alcanza y el universo solo bromea, podré dejarte lejos y ya no ansiar llamarte mía, donde no seas motivo de una sonrisa traviesa o de un llanto insomne, o del mejor de todos los sueños que quise.

Surca pues en mi poesía las playas que en la soledad nos falten, mira y yerra en la hermosa humanidad que llevas a cuestas, ama tanto como te sea posible, con la segunda prioridad de una vida llena de vocación plena. Herédame el desencanto para vivir.

Por lo menos ésta noche imponle a tu sueños un travieso protagonista, que te besa con palabras porque eres una dama, porque te habla al oído y al corazón, y porque ésta poesía no se conforma con ser algo bello en tu vida, si no puede tener el lugar que mi verso merece.

Prueba el sabor de tus labios que en mi sueños todos los días y si te saben dulces, es porque ayer, antes de robarte el primero de muchos besos, endulcé mi lengua con los mejores piropos para una caprichosa mujer, a la que quiero mucho y que tu conoces.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aviso

El trabajo publicado está protegido por las leyes de derecho de autor